jueves, 20 de agosto de 2015

El pizzero bailarín



Hace unos días una amiga me invito a comer pizza, teníamos mucho tiempo sin vernos y me pareció una buena opción, me comentó que uno de los cocineros era su amigo y que nos prepararía una pizza especial, obvio por ser conocidos.

Llegué yo muy contenta lista para iniciar con el chisme con mi amiga para ponernos al día, en lo que nos acomodábamos llegó el cocinero a saludar y a preguntarnos qué era lo que queríamos probar esa tarde.

Por educación y sentido común lo saludé, nos presentamos y le pedí que me diera algunas recomendaciones para elegir la mejor y más deliciosa pizza, ya que yo no conocía el lugar.

Platicamos unos minutos sobre pizzas y vinos, una platica casual entre mesero y comensal, yo quería probar una comida deliciosa porque además me andaba muriendo de hambre, a fin de cuentas hice mi orden y me dispuse a ponerme al día con los mitotes entre mi amiga y yo.

La sesión de preguntas y respuestas entre mujeres fue interrumpida minutos después por el mesero, llegó con la pizza, bebidas y una ensalada, se veía muy bien todo, yo ya no quería hablar sólo quería comer.

Apenas iba a iniciar a comerme mi rebanada de pizza cuando llega el mesero nuevamente, pero esta vez con su plato de carne con papas, frijoles y tortillas de harina a pedir espacio en MI mesa, donde pretendía tener una tarde especial de comadres (En esas juntadas no se permiten hombres porque hablamos de ellos).

Por educación y al ser amigo de mi amiga le permití que se sentara, empezó a preguntarme cosas y a hacer platica, resultó conocido de otros amigos míos, yo un poco incomoda contestaba y convivía con ellos dos, la verdad yo iba a otra cosa a la pizzería, no ha convivir con extraños.

Total que al final de cuentas la pizza me encantó, no le puse ningún pero y así se lo hice saber al morro, le dije que sí estaba muy bien preparada y tenía muy buen sabor, las clásicas adulaciones que todos hacemos cuando nos gusta algún alimento.

Él amablemente me dijo que podía anotar su teléfono para cuando se me ofreciera le marcara o le mandara un mensaje de texto para ir preparando la pizza o para algún evento especial, ya saben cosas de negocios, no me pareció nada raro, anoté el teléfono en el block de notas de mi celular y le puse "pizzería fulanita de tal", ¿me explico? Ni siquiera anoté el nombre del bato ni mucho menos lo agregué a mis contactos.

Pasaron dos días de eso cuando el jodido ya estaba dando lata a mi celular, yo jamás se lo proporcioné, me dijo que se lo había pedido a mi linda y cariñosa amiguita, su conocida, por la cual fui a parar a esa pizzería.

Para no ser grosera le respondí su saludo de manera sobria, no quería que mal interpretará ninguna de mis palabras, pero no le importó, siguió dando lata y me invitaba a ir a su trabajo a visitarlo, ya ni siquiera a comer, él quería que lo visitara ¿Tendré yo cara de nini como para andar metida en una pizzería sin nada más que hacer en la vida? 

Le dije de la forma más educada que no podía, que en esa ocasión fui a parar ahí por mi amiga, pero que no suelo salir a las pizzas frecuentemente, que fui a cenar con mi amiga de manera casual.

Creo que no le importó y lanzó su pregunta matadora que todos los hombres se las ingenian para hacerla en algún momento: "¿A poco tan checada te tiene tú novio que no te deja salir ni a las pizzas?". (Jajajajajaja perdón pero me dio mucha risa).

Yo ya no respondí nada la verdad, me dan flojera esas actitudes en los hombres, siento que no es la forma adecuada de ligar a una mujer, podré parecer muy delicada pero la verdad no soy de las que se enamoran a primera vista o por lo menos nunca me ha pasado.

Dejé pasar el comentario y al otro día este muchacho pizzero bailarín del preguntón me dio los buenos días, no respondí nada, ya había captado yo para donde se estaba dirigiendo y preferí no darle alas involuntariamente, mi no respuesta no le hizo suponer nada, así que insistió más tarde y luego una vez más con mensajes muy fuera de contexto, decidí bloquearlo.

Con esta anécdota muy reciente, les quiero pedir hombres que no hagan historias de amor por el solo hecho de que por sentido común y educación tenemos que saludar, nadie queremos caer mal o dar una mala primera impresión, es normal que si te hacen platica se responda, no significa que por arte de magia y como vemos en las películas nos hayamos enamorado de ustedes o que les estemos dando oportunidad de faltarnos al respeto.

Me molesta mucho y ya me ha pasado en otra ocasión que por el hecho de ser amable y brindar un saludo y una simple platica, los hombres piensen que pueden iniciar con acosos hacia las mujeres y lo más grave aún es que piensen que uno les va a corresponder cuando ni siquiera los conocemos.

Los invito a reflexionar y si de verdad les gusta una muchacha, primero sean sus amigos, trátenlas bien, dense su tiempo para enamorarlas y después cuando vean que el gusto es por ambas partes traten de iniciar una relación, no pueden ir por la vida lanzando chicles a ver cuál se les pega.

¿Piensas que soy una enfadosa,delicada, jodida? Házmelo saber.

O por el contrario ¿Piensas que tengo un poquito de razón? 
Dime tu opinión.